Piénsalo por un momento. ¿Qué haces por las mañanas cuando llegas al trabajo? Seguramente enciendes tu ordenador y esperas 10 minutos a que esté listo, o te tomas mientras un café, porque además tu ordenador de la oficina es más lento que el de tu casa, el antivirus consumo demasiada memoria y el cliente de correo tarda un rato en actualizarte la bandeja de entrada. Tu escritorio del ordenador seguramente esté lleno de archivos, de links, etc. Además seguro que tienes un buen montón de notas anotadas en post-it alrededor de tu monitor, la mesa menos ordenada de lo que te gustaría y claro, como no, tendrás que leer el periódico y tus blogs favoritos, mirar tus redes sociales y que se yo si juegas a Comunio o algo por el estilo. Eso si no tienes alguna aplicación ‘chorro’ instalada para que te cambie el fondo de escritorio automáticamente, y dos o tres widget con calendarios, post-it virtuales o que se yo (no sea que te aburras trabajando).

trabajasparatusherramientas02

Total, que cuando tu ordenador, que es tu principal herramienta de trabajo, por fin está encendido te pones a mirar el mail, unos 40 correos que se han ido acumulando desde que te fuiste el día anterior. Y claro, limpiar (que no procesar) esos 40 correos nuevos, más todo lo anterior que te dije antes, te han consumido casi dos horas de tu precioso tiempo. Y son las 10:30, ¿hora de qué? Claro, es la hora del café y eso es sagrado, toca la pausa del café, la charla con los compañeros y volver a trabajar.

Ahora si que si, empiezas con esa tarea que tenias apuntada desde ayer, aunque lo mismo hasta te ha costado encontrarla entre todos tus post-it alrededor de la pantalla, o los virtuales de tu escritorio, o quizás en tu libreta de papel. Ups, justo cuando la encuentras te suena el teléfono y ves que tu Whatsapp tiene mensajes sin leer. Pierdes 5 minutos leyendo y contestando, y ya que estás con el móvil en la mano, aprovechas y revisas el correo personal y tus redes sociales. Total, solo es un momentito, ¿que más da?

Resumiéndotelo un poco, en las siguientes dos horas dedicas menos de media hora a trabajar porque te han interrumpido los mensajes del móvil, los nuevos correos que han entrado en tu bandeja de entrada, alguna pregunta de un compañero y quizás alguna llamada.

trabajasparatusherramientas03

¿Te has sentido identificado? Se sincero contigo mismo, a mi no es necesario que me lo digas. Porque si te has sentido identificado con alguna, o varias, de estas cosas tienes un problema. Y te lo explico, el ordenador, el móvil, el correo electrónico, etc. son solo herramientas, tus herramientas. Y eso significa que ellas deben trabajar para ti, tu mandas, no tu trabajar para ellas. Y no te sientas del todo culpable, seguramente tu ordenador y correo te lo dieron el primer día que entraste a trabajar y nadie te explicó como lo deberías usar, y lo mismo con tu teléfono. Nadie nos ha enseñado nunca como usar esas herramienta, no hay exámenes a aprobar para demostrar que se tiene la capacitación para usar las herramientas de productividad.

Por eso, llegados a este punto os planteo la idea de que, si nos preocupamos de usar el correo y el teléfono como herramientas que son (no siendo esclavos de ellos, no usarlos todo el tiempo, aprender a tenerlos cerrados mientras trabajamos y otros hábitos muy recomendables) mejoraremos exponencialmente nuestra efectividad y, créeme, te sentirás genial contigo mismo, viendo que eres capaz de controlar todo eso que antes te resultaba complicado, y que eres capaz de sacar mucho más trabajo adelante de lo que podrías hacer antes.

¿Que piensas de esto que te digo? Honestamente, ¿soy muy exagerado o tengo algo de razón?