Hola de nuevo amigos. No se si es vuestro caso o no, pero resulta que a mi casa me han venido ya a visitar dos veces comerciales ofreciéndome suculentos descuentos por comercializar la electricidad a través de ellos, y más aun si unificaba las facturas de electricidad y gas. Además, no solo han llamado a mi puerta, si no que otras compañías me han llamado por teléfono ofreciéndome lo mismo, ahorrarme mucho dinero si me voy con ellos.

Mi consejo es el siguiente:

NO FACILITEIS DATOS NI POR TELEFONO NI EN LA PUERTA DE CASA, LEED ESTE ARTICULO ANTES HASTA EL FINAL

El caso es que no es otro todo lo que reluce, ya os lo podéis imaginar, y como los comerciales, al menos la mayoría de ellos, lo que quieren es vender y comisionar, pues no cuentan toda la verdad ni nos leen la letra pequeña. Da lo mismo si nos llaman por teléfono o nos visitan en la puerta de casa, seguramente nos la estén colando. Ademas, por experiencia propia, los que van puerta a puerta presionan tela para que les des los datos e iniciar la ‘portabilidad’. Ojo con esto, no deis datos jamás ni por teléfono ni a comerciales que os visiten a casa.

Es más, según denuncian muchos consumidores, los comerciales de compañías de electricidad y gas hacen cualquier cosa con tal de que el consumidor acepte el cambio de comercializadora o la suscripción a servicios adicionales de forma engañosa, captando clientes con estrategias comerciales desleales, que además no consiguen ningún ahorro para los consumidores.

Comerciales de gas

En unos casos, los consumidores reciben llamadas relacionadas con el suministro de gas por las cuales se les anima a contratar servicios de revisión y mantenimiento de las instalaciones, aludiendo a que en ese servicio se incluyen unas revisiones anuales obligatorias que no todos los usuarios están obligados a realizar, ya que es algo que depende del tipo de aparato que tengan en casa. Los comerciales en ningún momento se interesan por conocer el tipo de instalación del usuario, de lo que se desprende que la finalidad es que se contrate el servicio independientemente sus necesidades reales. Además, en ocasiones se les deja entender que la revisión tiene que hacerse a través de ese servicio, cuando aquellos que tengan la obligación de realizarla pueden llevarla a cabo con cualquier empresa autorizada.

Comerciales de compañías de electricidad

En otros casos, son comerciales de electricidad los que acuden a los domicilios aludiendo a que tienen supuestas reclamaciones de los vecinos que protestan porque pagan mucho en sus recibos, indicando al usuario que están revisando esas facturas para ver si están cobrándoles bien y animando al usuario a mostrar sus recibos para comprobar “si les están cobrando de más” y así poder “cambiarlo para que les cobren bien”. Esta situación puede llevar a una toma fraudulenta de los datos del usuario que puede desembocar en un cambio de compañía que no se ha solicitado.

Vayamos por partes, que no es sencillo entender todo esto que se nos viene encima.

El mercado de la electricidad

La liberalización del mercado eléctrico el 1 de julio de 2014 nos ha complicado la vida, esa es la verdad. Además de exponernos a fuertes subidas en la factura de la luz, ha llegado la época de la publicidad intensiva: llamadas telefónicas, visitas puerta a puerta de comerciales, anuncios en la tele… Todos dicen que podemos ahorrar mucho si contratamos sus servicios, pero ¿es verdad? Antes de cambiar de tarifa, por favor, lee este articulo completamente, has de saber realmente lo que haces.

¿Qué es una distribuidora de electricidad?

Es la compañía que se encarga de tender las redes eléctricas, instalar los contadores, darte de alta cuando llegas a una nueva casa… Y también de leer tu contador y reparar las averías en el suministro. Pero tú no les pagas dinero directamente.

¿Qué es una comercializadora de electricidad?

Esta es la que te pasa las facturas. Se encarga de “comprar” energía y vendértela a ti a través de las redes que facilita la distribuidora. Con ella tienes un contrato que habrás de cumplir y en el que se especifica cuánto pagarás según tu consumo.

Es fácil confundirse porque, en la factura, la comercializadora te cobra por algunos conceptos en nombre de la distribuidora (alquiler de equipos, el alta del servicio, derechos de enganche al cambiar la potencia contratada, instalación…).

¿La calidad del servicio depende de la comercializadora?

El suministro eléctrico depende de la distribuidora, por lo que no se verá influido por contratar con una u otra comercializadora. Lo que depende de la comercializadora es la calidad del servicio de atención al cliente, que las facturas no tengan errores y sean comprensibles y otros posibles gastos como servicios de mantenimiento.

En caso de avería, ¿a quién tengo que llamar?

A la distribuidora, que es la responsable del suministro eléctrico. Pero si el problema viene de la factura, es mejor empezar la reclamación con la comercializadora (puede ser error suyo), y en todo caso dirigirse después a la distribuidora por si hubiese leído mal el contador.

¿Quién paga a la distribuidora?

Es la comercializadora quien paga a la distribuidora en nombre del cliente. La comercializadora paga un importe fijado por el Ministerio que forma parte de las tarifas de acceso (el coste de usar las redes eléctricas). La comercializadora paga las tarifas de acceso y luego cobra al cliente por este concepto.

¿Qué es la Tarifa de Último Recurso o TUR?

Es una tarifa que fija el Ministerio cada tres meses y que sirve de “refugio” para quienes no quieren contratar ninguna de las tarifas que ofrecen las comercializadoras. Si estás en la TUR, estás en lo que se conoce como mercado regulado. Si no estás en la TUR, estás en el mercado libre.

Solo puedes contratar la TUR si tu potencia contratada no supera los 10 kW.

El gran número de españoles que tiene contratada la TUR es el síntoma más claro de lo poco atractivas que son las ofertas del mercado libre.

¿Qué es una Comercializadora de Último Recurso o CUR?

Como por ley es obligatorio que los ciudadanos, si quieren, puedan contratar la TUR, el Ministerio ha designado a una serie de comercializadoras para facilitar esta tarifa regulada. Son las Comercializadoras de Último Recurso (CUR) y en realidad son parte de las grandes empresas eléctricas, que se vieron forzadas a crear una empresa diferente para ofrecer la TUR.

Además de la TUR, las Comercializadoras de Último Recurso son las únicas que pueden ofrecer el Bono Social.

Las Comercializadoras de Último Recurso son:

  • Endesa Energía XXI, S.L.
  • Iberdrola Comercialización de Último Recurso, S.A.U.
  • Gas Natural S.U.R., SDG, S.A
  • HC-Naturgas Comercializadora de Último Recurso, S.A.U.
  • E.ON Comercializadora de Último Recurso, S.L.

Si no sabes si tienes contratada la TUR, rastrea en tu factura el nombre exacto de la compañía. Si es uno de los anteriores, tienes la TUR. Si es diferente (aunque sea muy parecido), estás en el mercado libre.

¿Qué es el Bono Social?

Para proteger a los consumidores más indefensos de las subidas de la luz, el Ministerio creó un descuento que se aplica a la TUR. Se llama Bono Social y equivale al a diferencia entre la TUR vigente en cada momento y la tarifa integral que estaba vigente antes del 1 de julio de 2009.

Para disfrutarlo hay que tener contratada la TUR y debe tratarse de nuestra residencia habitual. Solo pueden solicitarlo algunas personas:

  • Todos los clientes con menos de 3 kW contratados.
  • Familias numerosas.
  • Familias con todos sus miembros en paro.
  • Pensionistas, jubilados mayores de 60 años y con pensiones mínimas.

Excepto los clientes con menos de 3 kW contratados, el resto debe dirigirse a su Comercializadora de Último Recurso para solicitar el Bono Social.

Hay que tener en cuenta que, con las tarifas de antes del 1 de julio de 2009, se incluía una fuerte penalización por superar un consumo de 500 kWh al mes. Pero ojo, en periodos de altos consumos (por ejemplo: invierno), el ahorro del Bono Social puede desvanecerse y acabar pagando más de lo que se pagaría sin él. a tarifa.

¿Qué son las tarifas de acceso?

Las fija el Ministerio cada 3 meses e incluyen todos los gastos asociados al uso de la red eléctrica. Algunos de estos gastos son comprensibles, como pagar a la distribuidora y a Red Eléctrica Española por gestionar el transporte de la electricidad.

Pero es discutible que otros conceptos deban incluirse en las tarifas de acceso: pagar a la Comisión Nacional de Energía por su trabajo como regulador, compensar los sobrecostes insulares y extrapeninsulares de suministrar energía, la moratoria nuclear, las primas a las energías renovables…

¿Por qué te importan las tarifas de acceso?

Porque cuando te venden electricidad, el precio que pagas incluye el coste de la energía más las tarifas de acceso (y también el margen de beneficio de la comercializadora).

Si estás en la TUR, pagarás más si suben las tarifas de acceso.

Si estás en el mercado libre, algunas comercializadoras incluyen en sus contratos cláusulas de revisión automática de precios: a veces si sube la TUR, la tarifa sube o baja en igual medida. Otras veces, compañías que te aseguran que su precio es “fijo” incluyen una revisión automática en función de las tarifas de acceso.

En los últimos años, las tarifas de acceso han sufrido fuertes subidas. Los clientes con contratos actualizables según la tarifa de acceso (como los de Ibedrola, por ejemplo) han visto que sus facturas subían mucho más que las de los clientes de la TUR.

¿Qué es mejor: la TUR o el mercado libre?

Depende de la tarifa que te ofrezcan en el mercado libre. Si tienes más de 10 kW contratados, no tienes derecho a TUR y ya no te queda elección.

Si tienes derecho a la TUR, examina bien las ofertas de las comecializadoras antes de aceptarlas (posibles descuentos y su duración, cuánto dura el contrato y cuánto tendrás que pagar si lo rompes antes de término…). Si no dispones de esta información, no aceptes ofertas: la TUR es un cómodo resguardo si las cosas no están claras.

Los grandes descuentos suelen esconder una peligrosa letra pequeña. Un aspecto crucial es que todas las comercializadoras incluyen cláusulas automáticas de revisión de precios que cambiarán la cantidad que pagas. Estos son algunos de los métodos de revisión más usados:

  • La tarifa se modifica con cada cambio de la TUR: es la opción más transparente para clientes con menos de 10 kW contratados.
  • La tarifa cambia al modificarse las tarifas de acceso: para quien no tiene derecho a la TUR, para todos los clientes de Iberdrola y para algunas de las tarifas de Endesa.
  • La tarifa se modifica según el IPC: puede ser una opción razonable, pero siempre que no se sume a otras cláusulas de revisión (ocurre en muchos contratos de Iberdrola).

¿Hay TUR para clientes con discriminación horaria?

Sí, pero solo si no tienes más de 10kW contratados. De hecho, los clientes con discriminación horaria difícilmente encontrarán una oferta que mejore la TUR. Y si tienen derecho a ello también pueden contratar el Bono Social.

Si ya estoy en el mercado libre, ¿qué hago?

Presta atención a la tarifa que estás pagando, a las cláusulas de revisión de precios y a la fecha de finalización del contrato. Cuando el contrato esté agotándose, pide a tu comercializadora una oferta y compárala con lo que te ofrecen el resto de comercializadoras (y la TUR, si tienes derecho a ella).

Si me decido a contratar en el mercado libre, ¿qué debo tener en cuenta?

Tienes que revisar bien la propuesta, ya que la mayoría de ofertas no suponen ningún ahorro. Todas suelen partir de la tarifa oficial y te tientan con un porcentaje de descuento sobre esa tarifa. Pero ese descuento no afecta a otros conceptos de la factura.

Los contratos de electricidad no se someten a ningún tipo de control o supervisión. Por lo tanto, es mejor que no contrates por teléfono ni a través de comerciales que llaman a tu puerta, a no ser que te faciliten una copia completa del contrato para leerlo con detenimiento sin que tengas que adelantar ningún dato personal.

Hasta que no estés decidido a firmar, no facilites ni tu número de cuenta bancaria ni el CUPS (el número que identifica tu suministro).

Una vez que tengas toda la información (contrato, condiciones económicas…), revíselo poniendo especial atención a:

  • Condiciones económicas: tipo de tarifa, si hay descuento ¿sobre qué base aplica y durante cuánto tiempo?.
  • Tarifa fija o variable: si es variable ¿con qué criterio se revisa?
  • Duración del contrato: es habitual que sean anuales.
  • ¿Con qué antelación tienes que solicitar la cancelación del contrato?
  • Penalizaciones: ¿cuánto pagas si terminas el contrato antes de la fecha pactada?

RESUMIENDO

Jamás te creas las milongas y mentiras que te cuentan los comerciales a pie de puerta o por teléfono, porque si les pides las condiciones o el contrato jamás te lo dan, igual algún panfleto u hoja, pero ahí no están escritas las condiciones del contrato.

Algunos ejemplos de tretas para que te vayas entrenando, es importante ser duro, no dejarse engañar por frases como estas:

Respecto a la electricidad:

Somos de los tuyos: Casi nunca es así, son de una empresa diferente o de una del mismo grupo que la tuya. (p.ej: Iberdrola Generación). En el fondo todas quieren lo mismo, que dejes la TUR (que esta regulada) y pases al mercado libre.

Tendrás una factura más justa: Te van a proponer un cambio para que tu factura será bimestral y basada en consumo real, pero claro, tu sin saberlo te estás cambiando de compañía. Si no lo sabes te lo digo yo, en la TUR ya hay facturas bimestrales según consumo real.

Patriotismo regional: Esta es de las graciosas, atacarán a tu compañía por tener sede en otra comunidad autónoma, seguramente Cataluña: “Su dinero se lo llevan allí y podría quedarse aquí que buena falta hace”. O igual te dicen que pagas un plus por transportar la electricidad hasta tu casa. Nada de eso, los peajes de acceso (incluyen transporte) son iguales en todo el país y para todas las compañías.

¡Gran ganga!: No son descuentos sobre toda la factura sino sobre algún concepto. Cuando te los cuentan con esos ojos iluminados y grandes parecen suculentos, hasta del 50%, pero la verdad es que acaban teniendo poco peso y casi siempre son temporales (6–12 meses).

Precio fijo garantizado: Otra mentira. Siempre incluyen cláusulas que revisan automáticamente el precio.

Adiós penalizaciones: Te dicen que estás pagando unas penalizaciones que ellos te pueden quitar, aunque claro, llaman penalizaciones a conceptos como “Costes Permanentes” que se te van a cobrar sí o sí (aunque no se desglosen en factura).

El Gobierno elimina tu tarifa: Cada vez que la TUR sufre algún cambio, mienten diciendo que ha desaparecido y que no tienes otro remedio que pasarte al mercado libre. Eso es más falso que un euro de madera, mienten vilmente.

Nada de hablar de precio: Hablarán de todo menos del precio de lo que contratas (a veces superior al de la TUR). Ademas no te dicen nunca que al contratar con ellos implica también un servicio de mantenimiento.

Respecto al gas:

En el gas, te van a tratar de liar con las revisiones de las instalaciones para salir ganando, no te engañes. La distribuidora hace la inspección de la instalación (cada 5 años), pero la revisión anual de la caldera puedes hacerla con quien quieras. ¿Es lógico no? La caldera es tuya y la revisa quien tu decides, la instalación es de ellos y por eso la revisan ellos. Así que si no te enteras de que te la están colando, ellos ganan.

CONCLUSIONES

  • No aceptes ofertas sin tener antes el contrato, y dudo mucho que por teléfono o en tu puerta te lo den, mejor ve a una oficina, léelo varias veces y revísalo bien.
  • No permitas que un desconocido examine tus facturas, ojo con el viejo truco de enséñeme su factura, pues es así como los más pillos y piratas hacen las contrataciones indebidas. Despues todo son problemas.
  • Puedes comprobar si te estan cobrando lo correcto en tu factura eléctrica desde este simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.